Las 5 Sorprendentes Razones de tus Olvidos Cotidianos

No puedo entender cómo llegué a esta situación tan complicada. Qué día tan terrible he vivido hoy! Estoy llegando a las 2:30 p.m. al taller Maximice el Poder de su Memoria, con un retraso de media hora. Martha, mi mejor amiga me ha repetido, que ese taller, no me está ayudando para nada.

Llegué con 20 minutos de adelanto a la cita de las 8:30 a.m. con el Dr. Restrepo. La asistente del doctor, me pidió los exámenes de laboratorio pero los dejé en el apartamento. Así que regresé por ellos, bastante contrariada y por el afán me pasé un semáforo. El agente de tránsito me puso una multa y fue allí, cuando sentí que ese día iba ser muy largo y devastador.

Tuve la atención médica para mis problemas de insomnio, pero al momento de pagar noté que no había traído la cartera conmigo. Aquí vamos de nuevo!

María estaba asistiendo a la tercera sesión del taller. Cuando llegó, se podía apreciar claramente que estaba bastante alterada. Cuando le dí la palabra para realizar un ejercicio práctico, se despachó con esta frase: “definitivamente mi amiga Martha, tiene razón cuando me dice que este taller no me ha servido para nada”.

Le pregunté si estaba pasando por algún problema en su vida. Nos comentó que estaba vendiendo su negocio, que no resultó tan rentable como se suponía. Esta situación le produjo insomnio, angustia, estrés y otros problemas de salud. Noté que ese día no utilizó sus lentes, pues los había olvidado en casa.
Los olvidos diarios con la memoria se presentan por las siguientes causas:

  • Estás distraído
  • Problemas médicos
  • Ansiedad, estrés y depresión
  • Mala alimentación y poco ejercicio
  • Escasos o nulos ejercicio mentales

Estás distraído

Es frecuente oír que las personas afirman “estoy perdiendo la memoria”, refiriéndose, a los problemas diarios con la memoria. Muchas veces lo que ocurre es que no registramos con los sentidos alguna experiencia sensorial, debido que estamos distraídos.

Imagen cortesía Pixabay

Es imposible que tu cerebro recuerde dónde dejaste el celular, el coche o las llaves, si de manera distraída colocas los objetos en un lugar particular, sin registrar este evento con tus sentidos.
Despertar los sentidos, es la solución para este tipo de olvido y no solamente lo que ves. Tus recuerdos y memorias están llenos de olores, sonidos, sabores y experiencias táctiles, de movimiento y sensaciones de calor y frío. Estar presentes en el momento que vivimos, nos permite capturar la información, para actuar adecuadamente en el presente y en el futuro.
Prestar atención a lo que más importa, es priorizar, entre las diferentes situaciones que se nos presentan a cada momento.

Imagen cortesía Pixabay

María, la de nuestra historia, había olvidado sus exámenes, sus lentes y el dinero. Perdió su atención al conducir. Ese día fue evidente que no entendía lo que trabajamos en el taller.

Problemas médicos

Puedes tener fallos de memoria cuando tienes problemas de salud.
Un joven de 30 años y padre de dos niños, acudió a mi consulta por sus problemas para recordar. Era evidente su grave problema de audición la cual iba en aumento. No había logrado ir a la universidad por este motivo. Gracias a la medicina y a la tecnología, estas discapacidades se pueden superar.

Imagen cortesía Pixabay. Problemas médicos

Otra enfermedad médica es la apnea del sueño. Durante la noche, la persona deja de respirar breve y frecuentemente y la falta de oxígeno afectará el funcionamiento del cerebro produciendo pérdida de memoria y aún la demencia.

Otros problemas médicos que generan los olvidos cotidianos son el insomnio, los derrames silenciosos, la enfermedad de Alzheimer y cierta medicación como las pastillas para dormir, los antidepresivos y la utilizada para bajar el colesterol y tratar la diabetes. Las infecciones, las heridas en la cabeza, los tumores y el abuso de drogas y alcohol, conllevan problemas con la memoria.

María había llegado al umbral bajo de edad, donde son más notorios los fallos de la memoria (55 años), aunque a decir verdad, ellos comienzan a partir de los 20 años.

Me ha sorprendido un hombre de 90 años que respondió favorablemente a una terapia en solo dos meses. Él se perdía en su alcoba y no era capaz de salir de allí. La prueba de su recuperación, consistió en poder hacer solo el recorrido de su casa a mi consultorio de ida y regreso. Recordó perfectamente los nombres de sus compañeritos de kínder y el del director de la escuela y comenzó a visitar a los que aún viven, uno de ellos de 95 años, en perfecto estado de salud.

La estrategia de un tratamiento integral con varios especialistas es importante: psicólogos cognitivos, neurólogos, neuropsicólogos, psiquiatras, etc., es lo recomendable en muchos de estos casos.

Un buen consejo para ti es realizar anualmente los controles médicos de rutina.

Ansiedad, estrés y depresión

Evidentemente, María estaba pasando por una crisis vital que la desbordó y ese día su memoria colapsó totalmente.
La velocidad a la que llevamos la vida moderna produce ansiedad, angustia, estrés y en algunos casos depresión.
Varios autores señalan al estrés como la causa inicial de muchas enfermedades y la depresión y los problemas de memoria no son la excepción.
Realizar varias tareas al tiempo o multitasking, es también una de las razones de nuestros olvidos cotidianos y merece un tratamiento por separado en otra ocasión.
Puedes estar enfrentado a realizar tareas en el trabajo y en el hogar, o tener que lidiar con varias situaciones simultáneas que sobrepasan la carga cognitiva y emocional que puedes soportar.
Despertar sentido a esta realidad es muy importante, no sea que te enfrentes a las graves consecuencias de una enfermedad avanzada.

Mala alimentación y poco ejercicio

Imagen cortesía Pixabay

Estas son probablemente las dos razones más sorprendentes para un deficiente desempeño, en lo que llamamos los psicólogos deterioro cognitivo. Sin embargo, acá requerimos de otras disciplinas que nos dan la mano para resolver adecuadamente los olvidos cotidianos de la memoria.

Como regla general ya sabemos que el alimento que le sirve a la salud del corazón le sirve igualmente al cerebro: el agua, el agua de panela, los frutos rojos, el aguacate, la manzana, el salmón, el aceite de oliva etc. Evita las harinas refinadas, las grasas saturadas y reduce el consumo de sal y azúcar.
La adecuada irrigación sanguínea del cerebro es una condición, necesaria para estar vivos. Pocos minutos sin ella, hacen la diferencia entre la vida y la muerte.

Imagen cortesía Pixabay

Cuando nos ejercitamos, ya sea caminando o haciendo un deporte con un acompañamiento médico, nuestro cerebro produce buena cantidad de sustancias electro químicas llamadas neurotransmisores, las cuales son necesarias para una buena salud mental y excelente memoria.

Estas sustancias son el medio de comunicación de unas células del cerebro llamadas neuronas, que permiten que se den los llamados procesos cognitivos entre ellos la memoria, para evocar los recuerdos.

Escasos o nulos ejercicios mentales

Los ejercicios neuróbicos o mentales y la gimnasia cerebral, activan de igual manera las neuronas de nuestro cerebro, como vimos en el apartado anterior. También proveen las estrategias y técnicas adecuadas para un buen funcionamiento de nuestra memoria.
María sí tenía razón en que el taller no le había producido ningún beneficio y hemos visto las razones para ello. La estimulación cognitiva para mejorar la memoria, no funciona bien si tienes dificultades con las cuatro razones anteriores. Y definitivamente, te irá mal, con los ejercicios mentales.

Practica 5 minutos diarios tus ejercicios mentales

Cómo trabajan los 2 hemisferios de tu cerebro

La parte derecha de tu cerebro intenta decir el color, pero la parte izquierda, insiste en decir la palabra.
De nuevo, despertar sentido a la realidad del funcionamiento de tu cerebro, te permitirá no solo tener una buena memoria, sino que ella será aún mejor que a tus 20 años. Mejorará tu salud y tu eficacia en el trabajo y el estudio.
Te invito a compartir este artículo con tus amigos y familiares.

Un abrazo,

Gabriel Gómez
Psicólogo Cognitivo

Esta entrada fue publicada en Aprendizaje experiencial y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.