¿Cómo ayudo a mis consultantes a despertar sentido?

 ¿Cómo ayudo a mis consultantes a despertar sentido?

De acuerdo a mi experiencia profesional y personal quiero compartirte mis creencias respecto a lo que hace parte de mi estilo de vida y la forma en que estas orientan mis acompañamientos con los consultantes. Estas son creencias que hoy en día orientan mi trabajo. Sin embargo, estaré abierto a comprender otros referentes que aún no conozco o no he vivenciado.

Creo que el cambio interior significativo se logra con la constancia, apertura y compromiso hacia nuevas posibilidades y una vez aceptamos conscientemente podemos seguir un camino diferente al ya conocido.

Creo que toda persona tiene la posibilidad de transformarse en cualquier momento de su vida, aunque sus defensas sean tan rígidas que prefieran permanecer en sus creencias y hábitos que les dan más seguridad. Mi labor como terapeuta consiste entonces en movilizar “los obstáculos” internos que le impiden crecer.

cieloAzul

Creo que toda persona puede acompañar a otra si tiene como base el respeto y el tacto para no hacer cambiar al otro, si este no desea hacerlo o si “no tiene oídos para escuchar”.

Creo en los acompañamientos a grupos de organizaciones a través de un proceso y no de una única reunión. Aunque comprendo que en algunas situaciones, es nuestra única posibilidad: impartir una conferencia.

Ante los pedidos de las organizaciones sobre acompañar a un grupo con un tema, puede parecer sencillo, porque ya nos  dan un diagnóstico. Lo cierto es que en muchas ocasiones la necesidad manifiesta por el patrocinador, no siempre es una impresión certera de las reales inquietudes de dicho grupo. Es necesario que construyamos diagnóstico a través de herramientas conversacionales y un contacto directo con los implicados.

Creo que la psicoterapia no es la única vía para sanar algún trauma, enfermedad o dificultad en las relaciones afectivas. La acupuntura, el masaje, la bioenergética, la homeopatía, la astrología o el tarot pueden ser conocimientos que si son aplicados con seriedad y rigurosidad pueden favorecer el crecimiento y facilitar la búsqueda de sentido.

Por tanto, vale la pena agregar aquí que estos conocimientos mencionados son usados por personas no autorizadas o que solamente buscan llenar sus bolsillos de dinero. Por ello es importante buscar un profesional serio y ético, con soportes académicos verificables.

Creo en una posición ética del ejercicio de la psicología que nos aleje de engaños, abusos o falsas promesas a los consultantes. No creo en cambios profundos y duraderos a través de “pases mágicos” o de rituales de Yagé, si no tenemos un previo estudio y valoración del consultante, que nos de cuenta si puede soportar dicha vivencia.

estrella

Las terapias orientadas con programación de pensamientos positivos pueden ser una alternativa que favorece el desarrollo de potencialidades, sin embargo, requiere que seamos congruentes con nuestra historia emocional y la filosofía de vida.

Todos, tanto consultantes como terapeutas estamos destinados a experimentar tanto las alegrías de la vida como la inevitable oscuridad, la enfermedad, elecciones dolorosas y la muerte.

Esto por tanto significa ser un compañero de viaje y no adoptar máscaras, con un rol de “ellos”(los consultantes) y “nosotros” (los terapeutas o consultores que lo sabemos todo). Negar los aspectos oscuros no ayuda a vernos realmente tal como somos.

Como terapeutas o asesores es importante que seamos honestos y auténticos, reconozcamos nuestros errores. Si nos mostramos como perfectos, y considerablemente superiores, nunca sabremos cuales son nuestros puntos ciegos y además aumentaremos la distancia  o las resistencias en el consultante con la relación de ayuda.

A un nivel más personal practico meditación (especialmente Vipassana) y siento gusto por la filosofía budista y algunos preceptos de la religión Católica. Creo en el arte y disfruto de la estética, tanto en la literatura, la poesía, la danza, el teatro, el cine y otras alternativas modernas como el vídeo,  alternativas para el autoconocimiento y la sanación.

Creo en el amor de pareja y el amor entre amigos. Creo en la familia como mayor fuente de arraigo y evolución. Creo en el poder del mundo onírico y de los arquetipos. Creo en un orden superior que nos guía y protege.

Creo en la alegría, pero no como un mandato o como una moda que hay que buscar a toda costa para encajar en la sociedad. Creo en el poder de la tristeza y del miedo también.

Disfruto una buena tertulia con amigos donde hablamos tonterías y en algunas ocasiones, el clown sale a flote queriendo hacer el ridículo por el mero placer de gozar.

Creo en el deporte  y lo practico, porque me ayuda a mantener mi cuerpo sano y tener la energía necesaria para ser más productivo.

No me proclamo como un gurú, un experto o un maestro, ni pretendo serlo. Los títulos que he obtenido no me definen, sólo me han ayudado a ampliar mis posibilidades de acción y obtener habilidades para ayudar a otros.

Creo y quiero seguir aprendiendo en este continuo viaje de despertar de la sabiduría y de despertar sentido.

Espero que estas ideas te sean útiles a lo largo de tu camino y viaje personal

Autor: Álvaro D. Cardona M.

Acerca de Alvaro

Psicólogo Clínico desde el año 1997 en la Universidad San Buenaventura de Medellín y estudios de postgrado en psicología clínica con énfasis en salud mental en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín 2001. Con experiencia en docencia universitaria de 14 años. Actualmente consultor independiente en coaching personal y Ejecutivo. Terapeuta de orientación Humanista
Esta entrada fue publicada en Aprendizaje experiencial, Terapia de pareja, transformaciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.